News

Back to News Releases

Contacto: Charlotte Fadipe
Mayo 24, 2018 (18-04)
PARA SU PUBLICACIÓN INMEDIATA



Seguridad en la alberca...No deje que un chapuzón le resulte en un viaje a la sala de emergencias.
Mayo 21–27, 2018 es la Semana de Natación Saludable y Segura.

En Inglés

SACRAMENTO – Con la llegada del verano, la gente se dirige a las albercas a refrescarse. El Departamento de Reglamentación de Pesticidas (DPR) les quiere recordar que eviten poner demasiado cloro en sus albercas.

En los últimos diez años (2006-2015), en California, 534 personas se enfermaron al ser expuestas a demasiado cloro en las albercas, según reportes del Programa de Vigilancia de Enfermedades por Pesticidas. Más de la mitad de ellas se encontraban en instalaciones públicas cuando sucedieron dichos incidentes. Aproximadamente, un 66 porciento del total de incidentes no parecían estar relacionados con fallas del equipo.

El cloro (sólido ó líquido) es un pesticida que se utiliza en las albercas para destruir gérmenes que pueden causarles enfermedades a los humanos, incluyendo a los gérmenes de las heces fecales, saliva, y otras sustancias. Pero, una exposición excesiva al cloro también puede causar enfermedades o lesiones, incluyendo sarpullido, tos, dolor de la nariz o garganta, irritación en los ojos, así como empeoramiento de síntomas del asma.

"Si usted es propietario de una casa con alberca, o si está a cargo de un parque acuático público o una alberca comunitaria, usted debe de seguir todas las instrucciones del fabricante, y no exceder la cantidad de cloro especificada" mencionó Brian Leahy, Director del DPR. Continuó: "las instrucciones de uso en la etiqueta han sido aprobadas tanto a nivel estatal como federal, para asegurar su protección. La 'etiqueta es la ley' cuando se trata de desinfectantes, y sus instrucciones de uso deben seguirse al pie de la letra."

El Departamento de Salud Pública de California (CDPH) se auna al DPR durante la Semana de la Natación Saludable y Segura, al urgirle al público y operadores de albercas que siempre sigan las instrucciones del fabricante para el uso apropiado del cloro en las albercas. Dichas instrucciones normalmente permiten una concentración máxima de 4 partes por millón de cloro cuando hay gente en la alberca. Este nivel es prudente, y puede desinfectar las albercas. El usar cloro a concentraciones más elevadas cuando hay gente en la alberca puede resultar en efectos adversos a la salud.

Se le recomienda tanto a las agencias locales de salubridad como al público, que siempre obedezcan la etiqueta para los desinfectantes de alberca.

Además, los operadores de albercas públicas deberían asegurarse de que el equipo para cloración automática siempre esté en buenas condiciones, y operando de acuerdo a las especificaciones del fabricante. Los empleados deberían ser entrenados en cómo operar el equipo con seguridad, y estar preparados a responder cuando se den fallas en el mismo.

Las albercas públicas son inspeccionadas por las agencias locales de salubridad, para confirmar que cumplen con los requerimientos de seguridad, así como las leyes estatales de desinfección de albercas.

El manejo seguro de productos químicos es tan importante como el evitar la cloración excesiva. El DPR y el CDPH le urgen al público que:

  • desechen todos los productos químicos para albercas y su empaque de acuerdo a las direcciones provistas en la etiqueta.
  • almacenen los productos químicos de acuerdo a las instrucciones de la etiqueta o las hojas de seguridad del producto.
  • mantengan todos los productos químicos para albercas fuera del alcance de los niños.
  • se duchen antes y después de meterse a la alberca, porque su piel puede reaccionar con el cloro en el agua de la alberca.

Recursos adicionales para natación saludable:


###

Find us on Facebook Follow us on Twitter Watch us on Youtube